LacuniachaBANNER

En agosto tuve la oportunidad de visitar el parque faunístico de Lacuniacha situado al lado de un pueblo conocido como Piedrafita de Jaca, en el Pirineo de Huesca. Es un gran lugar para hacer fotos y en el que estuve con Miguel Díaz haciendo fotos.

Está ubicado en la ladera de una montaña por lo que hay que ir preparado para andar. Se empieza subiendo una cuesta que la verdad era bastante empinada. Tras un rato, se ve un cartel que pone (Aquí están los Rumiantes) siguiendo un poco más encontramos una puerta de metal con un cartel: (A partir de aquí no habrá nada que se interponga entre el animal y usted, por favor no les dé de comer ni trate de tocarlos. Gracias)

Las condiciones eran de baja luminosidad, incluso estando al aire libre, pero los árboles no dejaban pasar mucha luz, así que es hora de ajustar las cámaras con ISO elevadas y f bajas.

Lo primero que se ve son los gamos, pero os aviso, hay muchos, que no os pase como a mí que me quedé con el primero haciéndole fotos y luego encontré muchos más.

A continuación, entre la espesura aparecen los renos, que estos sí que estaban en un recinto cerrado. Los renos para ser sincero, eran un poco pequeños para lo que realmente esperaba ver y, un poco locos, la razón, iban de un lado a otro de lugar en el que estaban metidos.

Javier Diaz

Gamo por Javier Díaz

Javier Diaz

Renos por Javier Díaz

Siguiendo con el recorrido, que como habían avisado en la taquilla, está bastante empinado, se llega a los ciervos que también estaban en un recinto cerrado. Estaban descansando y se les puede hacer buenas fotos sobre todo al macho alfa, con esa magnífica cornamenta.

Javier Diaz

Ciervo alfa por Javier Díaz

En esta parte del parque hay que estar atento, pues no es raro ver gamos, corzos, etc por el camino o entre la vegetación como fue el caso; una cría de gamo que estaba llamando a su madre, nos llamó la atención y aprovechamos para hacerles unas cuantas fotos a ambos.

Gamos: madre y cría por Javier Diaz

Gamos: madre y cría por Javier Diaz

Saliendo de la zona de los rumiantes se llega a la de los linces. En principio no es fácil verlos, pero con un poco de paciencia se les termina divisando, e incluso alguno que otro posa para las cámaras o se pasea por delante.

Hay 2 linces, al menos cuando estuve allí, que están separados ya que tienen problemas de territorialidad con los otros, hecho que facilita la fotografía pues el recinto es algo más pequeño y están más cerca.

Javier Diaz

Lince boreal por Javier Díaz

Javier Diaz

Lince boreal por Javier Díaz

 

Lince boreal por Miguel Díaz

Lince boreal por Miguel Díaz

Los bisontes son los siguientes, fáciles de fotografiar, tranquilos y grandes, además de en un espacio abierto.

Javier Diaz

Bisonte europeo por Javier Díaz

Las cabras montesas, separadas por una valla que tampoco servía de mucho porque se podían colar por debajo y de hecho tenían la comida al otro lado de la valla las hago algunas fotos con mi objetivo 28-200 y seguimos.

Javier Diaz

Cabra montesa por Javier Díaz

Andando un poco, ya casi en lo alto del recorrido, se llega a los Sarrios o también conocidos como Rebecos, estaban fuera de su recinto pero al vernos se metieron todos corriendo excepto uno que no sabía por dónde entrar hasta que paso por debajo de la valla, vale la pena observarlos pues son muy juguetones y se dedican a correr unos detrás de otros.

Sarrio (rebeco) por Miguel Díaz

Sarrio (rebeco) por Miguel Díaz

Siguiendo el recorrido, se empieza a bajar, se pueden ver nuevamente los bisontes antes de llegar a los raros caballo Przewalski, a raro me refería el nombre :), aunque tampoco es que sean muy abundantes.

Caballo Przewalski por Javier Díaz

Caballo Przewalski por Javier Díaz

Tras bajar una inmensa cuesta se llega al recinto de los lobos, hay un mirador elevado. Al principio puede ser un poco decepcionante pues no se ve ninguno, pero hay un cartel que ya lo avisa: (Mirad al fondo los Lobos estarán por allí, ellos os están mirando). Siguiendo las indicaciones finalmente en el fondo vemos uno, luego otro y luego otro. No se les ve a la primera pero desde luego ellos te ven en el primer momento. A última hora, casi cerrando el parque les dan de comer, algo que facilita que se acerquen algo más y es una buena oportunidad para hacerles fotos.

Lobo por Javier Díaz

Lobo por Javier Díaz

La última parada, el zorro rojo que también estaba comiendo, una hembra según nos contaron, preciosa.

Zorro por Javier Díaz

Zorro por Javier Díaz

La verdad que el Parque vale la pena, desde un punto de vista fotográfico se tiene la oportunidad de hacer buenas fotos, eso sí id equipados con buenos teles, pues son necesarios. Aunque la hora del día (a partir de las 18.00) en la que estuvimos no es la mejor para la fotografía, por el tema de la luz, fue buena pues no había nadie en el parque y la visita fue tranquila y sin aglomeraciones.

Por cierto, aquí tenéis el enlace al web del Parque de Lacuniacha.

Saludos,